Importancia de tomar agua para la concentración (y cuánta beber al día)

La importancia de tomar agua radica en la naturaleza de nuestro organismo: y es que la mayoría de nuestro cuerpo está compuesto de agua.

El cerebro no es la excepción, y mantenernos hidratados se traduce en una serie de beneficios para la concentración, la memoria y el proceso de aprendizaje.

Comencemos con datos duros.

Importancia de tomar agua: clave para el cerebro

Las universidades de East London y Westminster intentaron responder a la inquietud de si el consumo de agua incide o no en los resultados académicos.

Luego de seguir a 447 estudiantes, descubrieron que aquellos que ingresaban a las pruebas con una botella de agua tendían a tener notas un 5% más altas que el resto. ¡Esto es mucho!

Pese a las limitaciones del estudio (pues solo se midió cuántos entraban con botellas de agua, no cuánto bebían), sí deja en evidencia la importancia de beber agua para un mejor desempeño de las funciones cognitivas.

Por si fuera poco, alrededor de un 75% del cerebro es agua. Cuando no nos hidratamos correctamente, nuestro cerebro se encoge y es incapaz de llevar a cabo con éxito las funciones cognitivas. Entre otras cosas, sentirás mayor fatiga y confusión, además de distraerte con mayor facilidad.

Asimismo, existe evidencia de que ya una leve deshidratación puede incrementar los niveles de cortisol, y los niveles muy elevados de cortisol en el cuerpo pueden traducirse en una reducción considerable de la concentración, pérdida de neuronas, decrecimiento del tamaño del cerebro y disrupción de las sinapsis (la parte de las neuronas que permiten conectarse unas con otras; recordemos que las conexiones entre neuronas son fundamentales para la formación de memorias).

Dos litros de agua al día: el mínimo recomendado

Si quieres el consejo simple: bebe 2 litros de agua al día como mínimo. Lo más probable es que si eres una persona adulta, esa sea la cantidad mínima recomendada.

Recuerda que principalmente 3 variables inciden en la cantidad de agua que debes beber:

  • Cuánta actividad física realizas (a mayor actividad física, requieres más agua).
  • Cuánto pesas (a mayor peso, requieres más agua).
  • Y el clima en donde vives (si es muy seco, requieres más agua).

De hecho, ¿sabías que la Antártica se considera un desierto -aunque está lleno de nieve y hielos, casi no precipita-, y que las personas que viven en territorio antártico necesitan hidratarse con mayor frecuencia?).

cuanta-agua-tomar
Aunque podamos llevar una vida en apariencia normal sin tomar 2 litros de agua o más al día, esto no significa que sea bueno para el cerebro ni el organismo en general. Beber la cantidad de agua recomendada se traduce en una mejor calidad de vida.

Ahora bien, ¿cuánta agua tomar al día exactamente?

Hay una fórmula muy popular en las áreas de la salud que simplifica un poco el problema de cuánta agua tomar al día, y que incorpora al menos una de las variables arriba mencionadas: el peso.

Multiplica tu peso (en kilogramos) por 35, y eso te dará la cantidad de mililitros recomendados de agua que deberías beber al día.
Si pesas 50 kg, deberías beber 1,750 mL de agua.
Si pesas 75 kg, deberías beber 2,625 mL de agua.
Si pesas 100 kg, deberías beber 3,500 mL de agua.

Última observación: aunque esto se traduzca en ir al baño con mayor frecuencia, los beneficios suelen ser considerablemente superiores a la molestia.

Solo recuerda beber el grueso del total cuando estés con un baño cerca y evita beber mucha agua hacia el atardecer (o te levantarás con frecuencia en la noche).

Tu concentración lo agradecerá.

Cómo crear el hábito de tomar agua

Siempre es más fácil decirlo que hacerlo. Recuerda que se distinguen principalmente dos razones por las que se puede crear un hábito: uno, debido a un impacto emocional, y dos, por repetición.

La mejor apuesta siempre es la segunda opción (pues forzar el impacto emocional puede ser inviable).

Cosas que necesitas para favorecer la construcción del hábito de tomar agua:

PASO1: Adquiere los siguientes elementos:

  • Un plumón.
  • Una botella metálica (para poder rayarla con plumón sin problemas).

PASO 2: Calcula cuántos mL tiene la botella. Normalmente este dato se indica en la botella.

PASO 3: Calcula cuántas botellas debes tomar al día para completar la cantidad que debes beber según tu peso (recuerda la fórmula de arriba).

Si es una botella de un litro, lo normal es que el total esté entre dos y tres botellas al día.

PASO 4: Cada vez que completes una botella, ¡ráyala con el plumón! Esto permitirá monitorear tu hidratación. Y monitorear una actividad favorece la creación del hábito. Así de simple.

Por último, no olvides que beber agua trasciende a los beneficios para la memoria y la concentración, y en realidad es un hábito que traerá una serie de ventajas a tu calidad de vida en general.

Scroll al inicio